Call Us Today

Blog

PES Upper Beginner 024 – Me lo dijo Adela (pronombres de objeto directo y de objeto indirecto).

  1. Transcripción.
  2. 1 Bienvenida.
  3. 2. Conversación.
  4. 3. Test.

Sinopsis: “- ¿Quién te lo dijo, Manuel? – Me lo dijo Adela”. Juegos verbales con preguntas y respuestas para repasar los pronombres de objeto directo y de objeto indirecto. Al final, Valeria y Santiago hacen un test.

  1. 1 Bienvenida

Santiago: Podcast en Spanish, nivel Principiante Avanzado, programa número veinticuatro. Saludos de Santiago Montero desde Spanish Tutor DC, una escuela de español en los Estados Unidos.

El otro día le prometí a un estudiante un programa para repasar los pronombres de objeto directo y de objeto indirecto. Se lo prometí. El estudiante me pidió hablar lentamente y vocalizar bien. Me lo pidió. Y me exigió olvidarme del subjuntivo, sí, me lo exigió. En fin, como soy muy obediente aquí tienen ustedes el programa, aquí lo tienen.  

Desde Silver Spring, Maryland, para el mundo.

  1. 2. Conversación

Valeria: Hola, Santiago. Llamó tu mamá.

Santiago: Hola Valeria, luego la llamo.

Valeria: ¿De verdad la vas a llamar?

Santiago: Claro que voy a llamarla. Esta vez no me olvido.

Valeria: Amigos, en este breve intercambio hay varios ejemplos de pronombre de objeto directo.

Santiago: Primero con el pronombre antes del verbo, luego la llamo.

Valeria: “La” es la mamá de Santiago. El segundo ejemplo es con un verbo más infinitivo, con el pronombre antes del verbo, la vas a llamar.

Santiago: El pronombre también puede ir detrás del infinitivo, voy a llamarla, llamarla va todo junto,  una sola palabra.

Valeria: Vamos a dar más ejemplos y al mismo tiempo repasamos el pretérito. Santiago, ¿viste a tus sobrinas en Barcelona?

Santiago: Sí, las vi.

Valeria: ¿Llamaste a tu hermano?

Santiago: Sí, lo llamé el otro día.

Valeria: Ahora con verbo más infinitivo. ¿Vas a ver el partido del Madrid?

Santiago: Sí, voy a verlo.

Valeria: ¿Y con el pronombre delante?

Santiago: Lo voy a ver.

Valeria: ¿Tienes que terminar el informe hoy?

Santiago: Sí, lo tengo que terminar hoy.

Valeria: ¿O?

Santiago: Tengo que terminarlo.

Valeria: ¿Vamos ahora con los pronombres de objeto indirecto?

Santiago: ¿Recordamos la estructura clásica?

Valeria: Pronombre de objeto indirecto más verbo más el objeto directo.

Santiago: Un ejemplo.

Valeria: Mi  hermana me regaló los zapatos.

Santiago: El pronombre de objeto indirecto es me.

Valeria: El verbo regaló.

Santiago: Y el objeto directo es los zapatos.

Valeria: Me regaló los zapatos. Ahora vamos a sustituir el objeto directo, los zapatos, por el pronombre los.

Santiago: Mi hermana me los regaló.

Valeria: Esto funciona así con muchos verbos, con todos los verbos del tipo algo a alguien.

Santiago: ¿Por ejemplo?

Valeria: Dar algo a alguien, regalar algo a alguien, prestar algo a alguien, decir algo a alguien, prometer algo a alguien, mandar algo a alguien.

Santiago: Ahora tú dices una oración con la estructura tipo y yo la repito con los pronombres.

Valeria: Juan me regaló la camisa.

Santiago: Juan me la regaló.

Valeria: Te mandé el correo ayer.

Santiago: Te lo mandé ayer.

Valeria: El vecino me prestó la bicicleta.

Santiago: El vecino me la prestó.

Valeria: Ahora vamos con los pronombres de objeto indirecto de tercera persona, le, les, que son un poco más difíciles.

Santiago: Un ejemplo: le di las llaves.

Valeria: ¿A quién?

Santiago: Ajá. Esto es importante porque “le di las llaves” no da suficiente información.

Valeria: Tienes que decir a quién.

Santiago: Le di las llaves a María. Es redundante porque le y María son la misma persona.

Valeria: Pero es necesario. Le di las llaves a María.

Santiago: La versión corta es se las di. Se es María; las es las llaves. 

Valeria: Ojo porque el pronombre le se convierte en se. No es le las di; es se las di.

Santiago: ¿Y por qué?

Valeria: ¿Quieres la explicación divertida o la otra?

Santiago: Ja, ja. A ti te gusta la explicación de hace quinientos años. ¿verdad?

Valeria: Así es. La reina Isabel tenía un defecto en la boca y no podía pronunciar  bien le las di, solo podía decir se las di.

Santiago: ¡Qué grandísima calumnia!

Valeria: Y entonces todos los súbditos, muy obedientemente, porque eran súbditos, empezaron a imitar a Su Majestad, se las di, se las di.

Santiago: Ja, ja. Debo reconocer que tiene gracia. ¿Y cuál es la explicación aburrida?

Valeria: Una simple cacofonía, eso de le la, con dos eles seguidas es cacofónico, suena raro, extraño. Por eso se cambió.

Santiago: Más ejemplos.

Valeria: Le di los libros a Ana.

Santiago: Se los di. Se es Ana, los, los libros.

Valeria: Le presté la bicicleta a Camila.

Santiago: Se la presté. Se es Camila, la es la bicicleta.

Valeria: A ver qué tal con este: Les prometí a las niñas que vamos a ir Disneylandia si sacan buenas notas y si se portan bien.

Santiago: Se lo prometí. Se son las niñas. Y lo es un pronombre neutro que sustituye a todo lo que va después de que.

Valeria:  … que vamos a ir Disneylandia si sacan buenas notas y si se portan bien. Se lo prometí.

Santiago: Lo que va después de que es una oración subordinada sustantiva en función de objeto directo.

Valeria: Oye, que feo suena eso. Eres un pedante y un sádico.

Santiago: Ja, ja. Venga, otra de estas largas.

Valeria: Le dije a mi amiga María que no podemos ir a su casa el fin de semana que viene porque vamos a estar en Nueva York.

Santiago: Se lo dije. Se es María y lo

Valeria: … lo es que no podemos ir a su casa el fin de semana que viene porque vamos a estar en Nueva York.

Santiago: ¿Lista para el test?

Valeria: Lista. Amigos, los dejamos tomar aire un momentito y volvemos enseguida.

A.3. Test

Valeria: ¿Cómo hacemos el test? ¿Uno de preguntas y respuestas?

Santiago: Está bien. La repuesta siempre es sí.

Valeria: ¿Damos un ejemplo?

Santiago: ¿Vas a leer el artículo?

Valeria: Sí, voy a leerlo o sí, lo voy a leer. Otro ejemplo con verbo del tipo algo a alguien, con pronombre de objeto indirecto.

Santiago: ¿Le diste el libro a Juan?

Valeria: Sí, se lo di. Entendido. Vamos dejar unos segundos de silencio entre la pregunta y la respuesta.

Santiago: Ahí va la primera: ¿cerraste la puerta?……………………………………………………

Valeria: Sí, la cerré.

Santiago: ¿Apagaste la televisión? …………………………………………………..

Valeria: Sí, la apagué.

Santiago: ¿Vas a llamar a Mario? Dos respuestas ……………………………………

Valeria: Sí, voy a llamarlo o sí, lo voy a llamar.

Santiago: ¿Vas a ver a María? Dos respuestas ……………………………………………….

Valeria: Sí, voy a verla o sí, la voy a ver.

Santiago: Ahora también con pronombre de objeto indirecto. ¿Me diste las llaves? ………………

Valeria: Sí, te las di.

Santiago: ¿Le mandaste el correo al jefe? …………………………………….

Valeria: Sí, se lo mandé.

Santiago: ¿Les prometiste a las niñas que las vamos a llevar a Disneylandia?……………………..

Valeria: Sí, se lo prometí.

Santiago: ¿Le dijiste a Laura que vamos a pasar el fin de semana en Filadelfia? …………….

Valeria: Sí, se lo dije.

Santiago: La última y esta es para nota. Dos respuestas. ¿Vas a prestarle la bicicleta a María? …………..

Valeria: Sí, se la voy a prestar o sí, voy a prestársela.

Santiago: ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido la cosa?

Valeria: Querido oyente, si estos programas te parecen útiles, te prometo que vamos a hacer más. Te lo prometo.

Santiago. Los dejamos ahora con la conversación a velocidad normal.

 

Santiago: Esto es todo por hoy. La transcripción del programa de hoy puede ser especialmente útil, así que la tienen en el blog en español de nuestra web, https://www.spanishtutordc.com/

Valeria: Gracias a todos. Que les vaya bonito.

Santiago: Adiós.

 

 

PES Avanzado 034 – Mascotas

Valeria y Santiago contestan a las mismas preguntas sobre el asunto de hoy, las mascotas (animales de compañía, como perros o gatos). El objetivo es facilitar la comprensión por parte del oyente, un ejercicio para “entrenar el oído”. 

PES Intermediate 035 – Subjuntivo e indicativo con “cuando”

“Cuando vaya a España el año que viene, voy a comer muchas paellas”. ¿Por qué hay que usar el subjuntivo “vaya” en esta oración? Valeria y Santiago lo explican y dan varios de ejemplos. Al final, un pequeño test.

Correos electrónicos para principiantes

Nota: Esta es la transcripción del podcast PES Upper Beginner 023 – Correos electrónicos para principiantes

PES Upper Beginner 023 – Correos electrónicos para principiantes

  1. Transcripción.
  2. 1 Bienvenida.
  3. 2. Comentarios.

Sinopsis: Santiago repasa las fórmulas más frecuentes para empezar un correo electrónico y para despedirse.

  1. 1 Bienvenida

Santiago: Podcast en Spanish, nivel Principiante Avanzado, programa número veintitrés. Saludos de Santiago Montero desde Spanish Tutor DC, una academia de español en el área de Washington, en los Estados Unidos.

Otro programa sobre correos electrónicos pero esta vez para principiantes. Vamos a dar algunas recomendaciones sencillas y útiles. Vamos a repasar cómo empezar un correo y como despedirnos.

En este nivel hablamos lentamente y tratamos de no usar el subjuntivo, estructuras complejas o  vocabulario difícil. Además, para evitar confusiones vamos a publicar la transcripción de este podcast en la web, spanishtutordc.com. La tienen en el blog en español.

Amigos, ¿saben qué es estar de Rodríguez? Es una expresión que tenemos en España. Un ejemplo: una familia se va de vacaciones en verano a una playa paradisiaca en Costa Rica, paradisiaca viene de paraíso, pero el  padre  o la madre no puede ir con la familia porque tiene que trabajar. Eso es estar de Rodríguez. Seguramente ya se imaginan que Valeria no estará con nosotros pero están cordialmente invitados a pasar un rato con este Rodríguez.

Desde Silver Spring, Maryland, para el mundo. 

  1. 2. Comentarios

Santiago: En la vida cotidiana la gente dice correo en vez de correo electrónico. Es más corto. ¿Recibiste mi correo? Luego te mando un correo. ¿Me mandas el documento por correo? Yo creo que, en el mundo hispano, la palabra correo es más popular que la palabra email pero, en fin, muchos hispanohablantes lo dicen en inglés.

¿Cuál es la manera más normal de empezar un correo que le escribes un amigo?  El nombre del amigo y dos puntos [:].Si el amigo se llama Jorge sería:

Jorge:

Si no están seguros de qué signo de puntuación es dos puntos, en la transcripción pueden verlo. Esto funciona casi siempre. Funciona con un buen amigo, con un compañero de trabajo, con alguien a quien conoces solamente un poco o con un cliente con el que tienes una relación normal. Sin embargo, no es la fórmula que yo uso normalmente en todos estos casos. En general, yo escribo:

Hola, Jorge:

Hola / coma [,] / Jorge / dos puntos [:]. En la transcripción lo verán. Si escribes hola es un poco más cercano, más amable que sin “hola”, pero las dos formas funcionan perfectamente.

¿Qué pasa si alguna vez quieres expresar un sentimiento de gran amistad, o cuando le escribes a un hermano, a tu madre, a un novio o a una novia, a un colega al que respetas absolutamente? En estos casos puedes decir:

Querido Jorge:

Querida Ana:

Hay que comentar varias cosas, sin embargo. Yo les escribo correos a mis hermanos con cierta frecuencia. No les digo siempre eso de “querido hermano” pero sí de vez en cuando. Otro ejemplo: el otro día le escribí a un antiguo amigo después de varios meses sin noticias suyas y sí empecé con:

Querido Germán:

Con otros amigos a los que les escribo con más frecuencia tampoco uso el querido pero con una exnovia a la que le mando un correo una vez al año, por su cumpleaños, sí le digo:

Querida Christie:   

Entienden estas pequeñas diferencias, ¿verdad? ¿Qué pasa si la situación es un poco formal o bastante formal? Voy a dar un ejemplo concreto. Cuando alguien escribe a nuestra escuela para pedir información sobre las clases, mis compañeros suelen responder con la fórmula clásica en inglés. Sin embargo, si algún día tengo que contestar yo, prefiero hacerlo en español con la palabra estimado.

Estimado Mike:

Y luego ya sigo en inglés. Si la posible clienta es una mujer el adjetivo es estimada, claro.

Estimada Sarah:

Esta fórmula es la normal en relaciones profesionales, cuando tienes que mantener cierta distancia, cierta formalidad. Por ejemplo, yo no la uso con mis estudiantes, sería bastante ridículo. Pero si funciona en muchos casos formales: con la directora del colegio de tus hijos, con representantes de la administración, las primeras veces que le escribes a un posible cliente, como ya hemos dicho.

Algo más formal que el estimado es muy raro para la mayoría de la gente, francamente, pero por si acaso, vamos a decir lo que funciona en casos muy, muy formales. Mantienes el estimado pero ahora con la abreviatura de señor y el apellido. La abreviatura de señor es Sr., y la de Sra. igual pero con una a al final.   Quedaría así:

Estimado Sr. Rodríguez:

Estimada Sra. Rodríguez:

Yo creo muy pocos veces he escrito algo así.

Una última manera de empezar un correo que es más útil. Cuando te diriges a una organización en general, no a una persona concreta porque no conoces a nadie ahí. En estos casos hay dos fórmulas:

A quien corresponda:

A quien pueda interesar:

Estas fórmulas funcionan, por ejemplo si tienes que hacer una reclamación de algún tipo a tu seguro médico o si tienes que escribirle a la compañía del gas por un problema con una factura. Repito:

A quien corresponda:

Y la segunda: A quien pueda interesar:

Vamos con la despedida. El final del correo más estándar y que funciona siempre es la palabra saludos; saludos, coma  [,] y el nombre del que escribe en otra línea. En mi caso sería:

Saludos,

Santiago

Además de “saludos” hay otras posibilidades, por ejemplo: hasta pronto, o si es viernes puedes decir buen fin de semana. Yo escribo pocas veces eso de cuídate, solamente si el amigo ha tenido un problema de salud, en ese caso podría ser.

Por curiosidad, para los amantes de la estadística, he hecho un experimento. Acabo de ver en la bandeja de “enviados” en mi correo electrónico los últimos cinco correos que he mandado. Vamos a ver cómo me he despedido en esos cinco correos. Este es el resultado: a una estudiante que está con su familia en California, en Disneylandia le he dicho pasadlo bien. Bueno, esto es el imperativo de vosotros, pasadlo bien. En América sería pásenlo bien.  A la mamá de una de las amigas de mi hija mayor le he dicho “hasta pronto”. Ella y yo nos turnamos para llevar a las niñas a los entrenamientos de fútbol. Habla muy bien español y a veces nos escribimos es español y a veces en inglés.  De otro estudiante me he despedido con un saludos. A otra estudiante también le he dicho saludos.   Y de una compañera que nos ayuda con los ejercicios de los cuadernos, se fue de Washington y ahora vive en Kenia, me he despedido también con saludos. Yo creo que es bastante representativo. Más de la mitad de las despedidas es con un saludos.

Si tienen que escribir un cuaderno muy formal, la despedida más frecuente es atentamente. En los ejemplos que hemos puesto del Sr.  o de la Sra. Rodríguez funcionaría atentamente. Lo mismo con los correos a la compañía del gas o al seguro médico. La verdad yo lo he escrito muy pocas veces.

Una cosa más para terminar. Si tienes un poco de prisa en recibir una respuesta de la persona a la que le escribes poner avísame, o avísame, por favor. En mi caso quedaría así:

Avísame, por favor.

Saludos,

Santiago

Muchas veces leo en los correos de estudiantes y también de amigos hispanohablantes una traducción literal del inglés “déjame saber” pero lo que decimos en español es “avísame”, Otra posibilidad más coloquial es “ya me dirás”.

Recapitulando o resumiendo. Lo más frecuente es empezar con:

Hola, Santiago:

Y lo más habitual es despedirse con un:

Saludos,

Nos vamos. Recuerden que tienen la transcripción en la web, spanishtutordc.com, en el blog. Pueden escribirme para decirme qué les parece el programa y para hacer sugerencias. Traducción de hacer sugerencias: darnos ideas gratis. Mi correo es santiago@spanishtutordc.com Ah, tienen que escribirme en español. Esta invitación es solo para valientes. Gracias a todos. Adiós.

Números, números, números

Nota: Esta es la transcripción del podcast  PES Intermediate 031 – Números, números, números

PES Intermedio 031 – Números, números, números

Sinopsis: Santiago habla de cómo se escriben los  números en español, de algunas irregularidades y de algunas diferencias con el inglés.

  1. 1 Bienvenida

Santiago: Podcast en Spanish, nivel Intermedio, programa número treinta y uno. Bienvenidos,  soy Santiago Montero, director de Spanish Tutor DC, una academia de español en el área de Washington, en los Estados Unidos.

 Cuando yo era un joven universitario en Barcelona, hace doscientos veinticinco años (225), ni uno más, asistí a un seminario de guión de cine, de escritura de cine, sobre una película americana, El apartamento, de Billy Wilder. Es un clásico. Al principio de la película el narrador decía algo así: “El 1 de noviembre de 1959 en la ciudad de Nueva York vivían 8 455 324 personas. En mis oficinas trabajaban 31 567 empleados”. Y seguía el hombre un buen rato dando números y más números. El profesor americano que daba el seminario se puso delante de la enorme pantalla blanca y empezó a gritar en inglés, “números, números, números, ¿por qué? Paren la proyección”. Las luces se encendieron y allí estaba aquel maestro lleno de pasión y de energía gritando una y otra vez “números, números, números”. En efecto, hoy vamos a hablar de números y como siempre que hablo de números me acuerdo de aquel magnífico maestro. Vamos a hablar de cómo se escriben los números, de algunas irregularidades y de algunas diferencias con el inglés. También haremos una pequeña prueba, un test.

 Ah, por si alguien tiene curiosidad, la explicación del maestro a tantos números era que el protagonista de la película, un oficinista, era un número más, un hombre común, una persona normal y corriente, como cualquiera de nosotros, y la película iba a contar su historia.

Desde Silver Spring, Maryland, para el mundo. 

2. Comentarios

Estos podcasts siempre llevan una transcripción y una vez al mes un cuaderno de ejercicios sobre diferentes asuntos gramaticales: el subjuntivo, bien y bueno, los pronombres, el imperativo, etc. Este material lo reciben nuestros suscriptores y nuestros estudiantes. La transcripción de hoy, sin embargo, está disponible para todos los oyentes. Como vamos a hablar de números, tienen que verlos por escrito para  evitar confusiones. La transcripción está en la página web, spanishtutordc.com, en el blog en español.

Habría que empezar diciendo que los números se pueden escribir con dígitos, es decir con cifras, o con palabras. En general no hay reglas estrictas sobre cuando escribir un número con palabras o con dígitos. Sin embargo, sí hay recomendaciones generales que tienen que ver con la naturalidad, con la lógica y con el buen gusto. ¿Cuándo escribir un número con dígitos, con cifras? Pues con textos muy técnicos, cuando tratas de ciencia o de matemáticas, o cuando el número es muy largo. En la transcripción verán que yo he escrito los habitantes de Nueva York con números, no con letras, porque es muy largo. También se escriben con dígitos el año, estamos en 2017 o los porcentajes, tengo una amiga que dedica el 15% de su sueldo a obras de caridad. Más ejemplos, si se usan las abreviaturas de unidades de medida, por ejemplo con la temperatura, el número va con dígitos. Un ejemplo: en algunos lugares de Andalucía en verano se llega a los 40 ºC. En la transcripción verán el símbolo de grados centígrados. Por cierto, 40 ºC son 104 ºF.

¿Y cuándo se escriben los números con letras, con palabras? Si digo, por ejemplo, tengo dos hijas, ese dos por escrito es una palabra, no es un dígito. Es más natural usar una palabra.  Otro ejemplo: la paella estaba riquísima, repetí tres veces. Ese tres también debe ser una palabra, no un dígito. 

Bueno, vamos, ahora sí, con algunas reglas que tienen que saber si escriben números con letras, con palabras. Por ejemplo, entre el número dieciséis y el número veintinueve hay dos posibilidades de escritura. Estos números se pueden escribir con tres palabras, diez y seis o con una sola palabra, dieciséis, todo junto. Para pronunciarlo es más natural así, todo junto, dieciséis. Otro ejemplo: veinticuatro se puede escribir todo junto o con tres palabras, veinte y cuatro. Después del treinta, ya se escriben solamente de una manera, con tres palabras, treinta y uno, treinta y dos.

Más cosas. Voy a decir los números de cien en cien para recordarles los tres casos que causan más problemas. Lo voy a hacer de una manera didáctica, espero. El primero es fácil, cien; dos, doscientos; tres, trescientos; cuatro, cuatrocientos; ojo ahora, cinco, quinientos; seis, seiscientos; ojo otra vez, siete, setecientos; ocho, ochocientos, y otra vez cuidado, nueve, novecientos. Hay tres un poco difíciles: quinientos, setecientos, novecientos. 

Vamos con algunas reglas sencillas para escribir números con números, valga la redundancia. Empezamos con los años. El año 2017 tiene cuatro números, cuatro cifras, y se escriben uno tras otro, sin coma y sin punto. Lo mismo para cualquier otro año, 1776, el año de la declaración de independencia de Estados Unidos, 1776. Estos años tienen cuatro cifras, cuatro dígitos. Pero ¿qué pasa con los números que tienen más de cuatro dígitos? Se escriben de manera diferente. Tampoco hay que usar puntos ni comas, eso sí, pero hay que agruparlos de tres en tres empezando por la derecha y se deja un espacio en blanco cada tres dígitos.  Vamos a dar ejemplos añadiendo ceros a la unidad. El número uno (1) seguido de cuatro ceros es diez mil (10 000). El número uno (1) seguido de cinco ceros es cien mil (100 000). Y el número uno (1) seguido de seis ceros es un millón (1 000 000). Voy a dar algunos ejemplos y los verán en la transcripción: 14 984; 45 987; 134 675; y 2 786 567.

Más. ¿Qué pasa si el número tiene decimales? Por ejemplo, el diccionario cuesta 9,34 €.  Esto se escribe así: el número nueve (9), una coma (,), en España se usa más la coma para los decimales aunque el punto también funciona, como aquí en Estados Unidos; y después de la coma los céntimos, el número treinta y cuatro (34).  El símbolo del euro se pone después del número, no antes como pasa con los dólares aquí. Otra vez, el diccionario cuesta 9,34 €. 

Una curiosidad ahora sobre el billón,  con b de Barcelona, billón. El billón no es la misma cantidad en los países del Sistema Métrico Decimal que aquí, en Estados Unidos. En los Estados Unidos un billón son mil millones, es decir  un uno seguido de nueve ceros (1 000 000 000). En Europa y en América Latina un billón es un millón de millones, es decir, un uno seguido de doce ceros (1 000 000 000 000). Queridos oyentes, cuando firmen su próximo contrato de trabajo en billones, asegúrense de que sean billones europeos.

Más cosas sobre los números. Cuando se nombran así: uno, dos, tres cuatro, son números cardinales. Y si los dices así: primero, segundo, tercero, se llaman números ordinales. Acuérdense de orden, de sucesión, primero, segundo, tercero. Números ordinales.

Algunas curiosidades útiles. ¿Cuántos años tiene una década? Diez años. ¿Y un lustro? Cinco años. ¿Y un siglo? Cien años.

Por cierto, en español los siglos se escriben con número romanos. Por ejemplo, el sigo XXI se escribe como sigue: equis mayúscula, otra vez equis mayúscula y para terminar, i mayúscula. Es decir, la equis vale diez y la i equivale al uno. Siglo XXI. Otro ejemplo para usar números romanos: la reina de Gran Bretaña es Isabel II, con dos íes mayúsculas. El rey de España es Felipe VI, con una uve mayúscula, que equivale al cinco, y una i mayúscula, el uno, Felipe VI.

Bueno, ahora los dejo tomar un poco de aire y enseguida hacemos el test. Van a necesitar lápiz y papel.

3. Test

Santiago: ¿Ya tienen papel y boli? Vamos a hacer un test cortito pero no estoy seguro de que sea fácil. Yo diré unos cuantos números y ustedes tienen que escribirlos con cifras, con dígitos; no con letras. Se trata de probar solamente si tienen el oído bien entrenado para los números. Dejaré dos o tres segundos de silencio entre número para darles tiempo a escribirlos. Además, los ayudo un poco, voy a decirlos en orden, de menor a mayor. ¿Listos? Ahí vamos.

24 …Veinticuatro.

67…. Sesenta y siete.

101… Ciento uno.

372… Trescientos setenta y dos.

525 … Quinientos veinticinco.

714 … Setecientos catorce.

969 … Novecientos sesenta y nueve.

2754… Dos mil setecientos cincuenta y cuatro.

10 345 … Diez mil trescientos cuarenta y cinco.

48 644 … Cuarenta y ocho mil seiscientos cuarenta y cuatro.

588 765… Quinientos ochenta y ocho mil setecientos sesenta y cinco.

Y el último: 1 750 908… Un millón setecientos cincuenta mil novecientos ocho.

Ya está. ¿Más o menos? En el blog de la página web, spanishtutordc.com, tienen la transcripción, Ahí verán cómo ha ido la cosa. Antes de irnos, un favorcito. ¿Serían tan amables de escribir quinientas veintitrés reseñas de Podcast en Spanish en Internet. Mil gracias a todos por estar ahí.  Adiós.

 

PES Intermedio 028 – El imperativo y los pronombres

Montones de ejemplos del imperativo informal del singular (tú) con pronombres de objeto directo y de objeto indirecto. Por ejemplo: “Dímelo; no, no me lo digas”. Al final, Valeria y Santiago hacen un breve test.

Correos electrónicos: el principio y el final

Nota: Este artículo es la transcripción de un podcast, PES Intermedio 027 – Correos electrónicos: el principio y el final. ¿Cómo empezar un correo electrónico? ¿Cómo nos despedimos? Un repaso a las fórmulas más utilizadas en correos formales y entre amigos.

 Santiago: Podcast en Spanish, nivel Intermedio, programa número veintisiete. Bienvenidos. Soy Santiago Montero, director de Spanish Tutor DC, una academia de español en el área de Washington, en los Estados Unidos.

Un programa para los que escriben algún correo electrónico de vez en cuando. Un repaso a algunas fórmulas que vimos hace poco para el principio y para despedirse, para cuando escribes a amigos y para correos más formales.

Hoy no está Valeria. La vamos a echar de menos, la vamos a extrañar, pero vamos a pasarlo  bien y vamos a aprender alguna cosa. La transcripción de este podcast la publicaremos en el blog de la web para que la lea todo el que esté interesado, spanishutordc.com. Es muy útil tener por escrito todo lo que vamos a comentar sobre los correos.

Empezamos. Desde Silver Spring, Maryland, para el mundo. 

 Santiago: Vamos a empezar hablando de correos electrónicos que escribes a amigos o a conocidos. Un conocido es alguien con quien no tienes mucha relación, no llega a ser un amigo. La manera más sencilla de empezar el correo es con el nombre del amigo y el signo de dos puntos [:]. Si el amigo se llama Juan sería:

 Juan:

 Si tienen alguna duda sobre qué signo de puntuación es dos puntos, en el blog de la web tienen la transcripción. El error más común aquí es poner una coma después de Juan porque en inglés se pone una coma. Es un error pequeñito pero, en fin, tenemos que mencionarlo. El encabezamiento que más uso yo en los correos es con la palabra hola y el nombre del amigo,

Hola, Juan:

Hay que poner una coma [,] después de hola y los dos puntos [:] después de Juan. Esta segunda fórmula es un poco más amable que si solamente pones el nombre pero las dos son válidas.

¿Qué pasa en los correos más formales? Voy a contar lo que hacemos nosotros en la escuela. Supongamos que nos escribe Kate pidiendo información sobre las clases de español. Nuestro correo de respuesta lo empezamos en español,

Estimada Kate:

Si nos escribe un hombre entonces es estimado.

Estimado Mark:

 Si no estamos seguros de si la persona interesada es hombre o mujer -a veces no lo puedes saber por el nombre- entonces lo escribimos en inglés. Esto de estimado es la fórmula de cortesía estándar. En nuestro caso,  una escuela de español que le contesta a un posible cliente estimado funciona perfectamente.

Bueno ya tenemos el hola o el estimado, o estimada. Después de esto lo habitual es ir directamente al asunto pero si hace tiempo que no le escribes a esta persona, lo más adecuado sería escribir ¿cómo estás? o, más formal, de usted, ¿cómo está? Es una pregunta un tanto retórica, de cortesía que se usa también con amigos. Sin embargo, no tiene sentido usarlo con alguien con quien te escribes frecuentemente.

Sigamos. ¿Es posible empezar de una manera todavía más formal que el estimado? Sí, con señor o señora y el apellido:

Estimada Sra. Smith:  /  Estimado Sr. Smith:

Voy a deletrear la abreviatura de señora, ese mayúscula, erre, a, punto. Y ahora señor: ese mayúscula, erre, punto. En la transcripción verán mejor las abreviaturas de señora y de señor. Esta fórmula para nuestra escuela, por ejemplo, sería excesiva. 

¿Qué pasa si tienes que escribir un correo a una empresa, a una organización, al Gobierno, pero no hay un destinatario concreto, no tienes el nombre y apellido de una persona. Las dos fórmulas más utilizadas son, me parece, estas:

 A quien corresponda:

A quien pueda interesar:

 Las dos seguidas del signo de dos puntos. Por ejemplo, yo use el otro día a quien corresponda cuando mandé un correo a la embajada de España por un asunto de un pasaporte de una de mis hijas. Se usa en estas circunstancias.

Vamos ya con el final del correo. Yo diría que la despedida que más se usa es “saludos, saludos coma [,], y  debajo el  nombre del que escribe el correo. Saludos sirve para casi cualquier circunstancia. Por ejemplo, yo lo uso en los correos que mando a los estudiantes, a los compañeros, a los proveedores y a otras empresas con las que trabajamos. Saludos sirve para situaciones profesionales y también para los amigos.

Hay otras posibilidades, claro. Por ejemplo, para despedirte de alguien a quien vas a ver el viernes puedes decirle hasta el viernes en vez de saludos. O a lo mejor quieres despedirte dando las gracias por algo, gracias o muchas gracias también funcionarían en estos casos, en vez de saludos. Otra posibilidad es un abrazo. Si yo le escribo un correo a un amigo con el que me escribo de vez en cuando suelo poner un abrazo. En algunas circunstancias puedo despedirme así con un estudiante, que es al mismo tiempo amigo y cliente. Por ejemplo, si el estudiante está pasando por alguna circunstancia personal complicada.

Ya hemos dicho que saludos funciona también para los correos formales pero si uno quiere ser extremadamente formal lo que hay que escribir es atentamente. Tal vez en un correo sobre una entrevista de trabajo, un correo a alguien muy importante, en ese tipo de casos funciona bien atentamente. 

Vamos ahora con algunos errores. Lo que suele pasar es que el estudiante trata de usar en español una fórmula equivalente a las que se usan en inglés y muchas veces eso no funciona. Por ejemplo, cuando se despide traduciendo literalmente del inglés y escribe “miro hacia adelante para empezar las clases”. Lo mejor es, como hemos, dicho un simple saludos, o si se quiere ser muy formal, atentamente. Sin embargo, si realmente se quiere hacer mucho énfasis en la ilusión que te hacen las clases yo recomendaría la expresión tener ganas. Tengo ganas o tengo muchas ganas de empezar las clases. Tener ganas expresa un gran deseo de hacer algo. Es una expresión coloquial, no se debe usar en circunstancias formales.

Otro error clásico es despedirse diciendo por favor, déjame saber. Es otra traducción literal que no funciona. Lo que decimos en español es avísame o ya me dirás.

Un último comentario. A veces, quieres desearle que todo le vaya bien a la persona a la que escribes. Mucha gente simplemente escribe al principio, después de hola o estimado, espero que todo vaya bien. Otros lo hacen al final.

Recapitulando o resumiendo, en la mayor parte de los casos el correo se puede empezar con un

 Hola, Santiago:

 O un poco más formal con:

 Estimado Santiago:

 Y  para despedirse la palabra saludos funciona casi siempre.

Esto es todo por hoy. Recuerden que tienen la transcripción de este podcast en el blog de la web, spanishtutordc.com. Muchas gracias a todos. Es una gran alegría que haya tanta gente interesada en aprender una segunda lengua, o una tercera. Adiós.

 

 

 

 

 

PES Intermedio 025 – Ojalá and the Subjunctive

Valeria y Santiago dan ejemplos de uso de “ojalá” con todos los tiempos del subjuntivo y también  los explican. Hace algún tiempo, con PES Intermedio 022 – Ojalá y todos los tiempos verbales del subjuntivo, publicamos un cuaderno de ejercicios muy completo sobre ojalá. El programa de hoy es un repaso.

Segundo programa sobre el pretérito y sus irregularidades. Valeria y Santiago recuerdan los errores más habituales y se centran en los cambios de raíz, un asunto que suele confundir también a los estudiantes de niveles más avanzados.  

 

Header Text